2005

Peter Hanson, el sueco más cálido

Intenso desenlace del Jazztel Open de España en Andalucía, con Peter Hanson y Peter Gustafsson embarcados en un playoff.Miguel Ángel Martín, séptimo al final, todo regularidad y serenidad, se distinguió como el mejor español.


 

Un campo excelente que lució en toda su intensidad durante las cuatro jornadas de competición, decenas de buenos jugadores en pos del título, un desarrollo crecientemente interesante y un desenlace acorde con todo lo anterior, un playoff de desempate para dirimir al campeón. El Jazztel Open de España en Andalucía que se celebró en San Roque Club gozó de todos los ingredientes para convertirse en un gran torneo del que todos los aficionados pudieron disfrutar.

Las mieles del triunfo

Quien acaparó las mayores atenciones fue el sueco Peter Hanson, que se estrenó en este Jazztel Open de España en Andalucía en las mieles del triunfo en una prueba del Circuito Europeo. Profesional desde 1998 y con una brillante trayectoria amateur a sus espaldas, ganó la tarjeta del Circuito Europeo a través de la Escuela de Clasificación de 2000 y luego mediante sus buenas actuaciones en el Challenge Tour 2001… antes de perderla en 2002 y volverla a ganar en el Circuito Challenge de 2003.
Tras esta acordeonística fase de idas y vueltas, Peter Hanson se asentó en el Circuito Europeo con dos cuartas posiciones –una de ellas en el Volvo Masters Andalucía de 2004– y un segundo puesto en el Masters de Escandinavia, todo ello durante el pasado año. Todas estas credenciales salieron ya a relucir al término de la segunda jornada, momento en el que Peter Hanson pasó a comandar la clasificación con un golpe de ventaja sobre Peter Gustafsson, otro sueco con residencia en España que ponía de manifiesto su capacidad de adaptación a las mil maravillas al cálido Sur español, templado en esta ocasión por una agradable brisa –muy racheada en algunos momentos– que añadía dificultades a las que ya de por sí presentaba el recorrido de San Roque Club.
Antes de la irrupción de Peter Hanson en lo más alto de la tabla, tres golfistas españoles asumieron el mayor de los protagonismos. No en vano, Santiago Luna, Diego Borrego y José Rivero colideraron la competición tras los primeros 18 hoyos, una toma de contacto de la que sobre todo salió bien parado el campo, que únicamente permitió a trece jugadores rebajar su par.
Ante semejante afrenta se revolvió Peter Gustafsson, cuatro golpes menos a falta de 2 hoyos… antes de caer en el agua y rebajar sus pretensiones a 2 bajo par, como los citados Luna, Borrego y Rivero, acompañados además en lo más alto por otros 3 jugadores.
El nutrido apelotonamiento se deshizo como un azucarillo en la segunda jornada, un día que sin llegar a ser verdaderamente ventoso sí que generó molestias en más de uno, sumamente pendientes al majestuoso vuelo de unas bolas que en ocasiones tomaban trayectorias poco deseadas.
Quienes mejor se abstrayeron de las dificultades fueron los dos Peter, Gustaffson y Hanson, ajenos a esas cuestiones que tanto irritaban a otros. Gustafsson, sin ir más lejos, se permitió el lujo de acumular 5 bajo par llegado el ecuador de la competición, un resultado en apariencia inalcanzable para todos… a excepción de su compatriota Peter Hanson, con sus posaderas bien asentadas sobre el liderato al término de este segundo recorrido como consecuencia de sus 6 bajo par.

Todo un mundo por delante

La movida jornada trastocó los planes de muchos españoles, una nómina reducida a once jugadores por los efectos siempre perniciosos del corte. José Rivero, muy inspirado en todo momento, y Diego Borrego, rehecho a base de buenos golpes a un cuádruple bogey en el hoyo 8 que habría destrozado a cualquiera, eran quienes mantenían mejor el tipo entre nuestros representantes. Quinto y octavo en esos momentos, Diego Borrego se daba la mano con Miguel Ángel Martín, que asimismo octavo hacía de la regularidad su mejor virtud.
Restaba exactamente la mitad de la competición, es decir, todo un mundo al alcance de aquellos privilegiados que habían superado el corte y se disponían a afrontar otros dos jornadas repletas de intensas emociones. A José Manuel Lara, ligeramente agazapado hasta ese momento, no le tembló el pulso ante esta delicada situación. Inspirado hasta la médula, se presentó en la casa club de San Roque con la mejor tarjeta del día, 68 golpes que le catapultaron hasta la tercera posición, convirtiéndose de paso en la gran esperanza española de cara a la cuarta y definitiva ronda.
No lo tenía fácil, que al margen de los 18 desafiantes hoyos por allí pululaban jugadores del calado de Hennie Otto, Peter Lawrie o Peter Hanson –que se mantenía como líder–, todos ellos con pedigree más que suficiente como para intuir que la cuarta jornada se iba a convertir en una guerra sin cuartel. Por si fuera poco, a este grupo de privilegio intentaba sumarse Robert Karlsson –ganador del Open de España en 2001– y el requetenombrado Peter Gustafsson, todo un prodigio de irregularidad que conjugaba excelente golpes con otros que necesariamente eran castigados con un doble y un triple bogey.
Otros españoles, a excepción del regular y concienzudo Miguel Ángel Martín, eran víctimas de las embestidas del campo. Así, de forma sucesiva, la tercera jornada supuso el hundimiento en las zonas medias y bajas de la clasificación de jugadores que como José Rivero o Diego Borrego se habían aferrado hasta ese momento a la zona más alta, un lugar que ya abandonó Santiago Luna durante la segunda jornada merced a continuos problemas que se reprodujeron durante el tercer recorrido.
La emoción alcanzó su punto más álgido a lo largo de la jornada decisiva. Errores ajenos y aciertos propios consolidaban poco a poco al sueco Peter Hanson en ese liderato adquirido desde el segundo día, si bien su compatriota Peter Gustafsson sacó a relucir hasta sus últimas consecuencias la experiencia acumulada cuando ganó, en el propio San Roque, la Escuela de Clasificación en noviembre pasado.
Adornado con uno de sus característicos gorros multicolores, Gustafsson comenzó a acumular acierto tras acierto con unas consecuencias previsibles, un salto muy significativo en la clasificación que desembocó en un playoff de desempate junto a Hanson que éste pudo evitar de no mediar una ‘corbata’ por su parte en el hoyo 18. Frente a frente ante el triunfo, ambos situaron la bola con éxito en la calle antes de exhibir, también los dos, sus dudas en el segundo golpe de aproximación. La presencia del agua bordeando el green por la derecha y una sucesión de bunkers por la izquierda generaron un temblor de muñecas común que tuvo peores efectos para Gustafsson, peor situado para afrontar el approach y el consiguiente put.
Peter Hanson, aferrado a los cánones, aprovechó la situación para ganar en una jornada que consolidó a Miguel Ángel Martín como el mejor español –séptimo, con 2 vueltas de 71 golpes y otras 2 de 72– tras evitar las dificultades que contaminaron el juego de José Manuel Lara en el momento decisivo y que le llevaron hasta la duodécima posición.

Resultados

1.- Peter Hanson (Suecia) 280 (70 68 71 71) (playoff)
+..- Peter Gustaffson (Suecia) 280 (70 69 75 66)
3.- Peter Lawrie (Irlanda) 283 (71 70 73 69)
+.- Hennie Otto (Sudáfrica) 283 (71 71 69 72)
5.- Robert Karlsson (Suecia) 285 (72 71 71 71)
+.- Strephen Dodd (Gales) 285 (74 73 72 66)
7.- Miguel Ángel Martín (ESPAÑA) 286 (71 72 72 71)
12.-José Manuel Lara (ESPAÑA) 288 (73 72 68 75)
31.- Carlos de Corral (ESPAÑA) 291 (74 73 72 72)
37.- Carl Suneson (ESPAÑA) 292 (76 72 74 70)
+.- Diego Borrego (ESPAÑA) 292 (70 73 77 72)
41.- José Manuel Carriles (ESPAÑA) 293 (72 75 74 72)
+.- Alfredo García Heredia (ESPAÑA) 293 (75 72 71 75)
47.- Fernando Roca (ESPAÑA) 294 (72 75 75 72)
61.- José Rivero (ESPAÑA) 297 (70 72 76 79)
70.- Raúl Ballesteros (ESPAÑA) 307 (75 72 82 78)
71.- Santiago Luna (ESPAÑA) 308 (70 77 82 79)

Por Miguel Ángel Caderot
Real Federación Española de Golf

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest