2003

Kenneth Ferrie se enrola al triunfo

El jovencísimo Pablo Martín, de 17 años, se convirtió en la revelación del torneo, liderando la prueba en varios momentos.


 

La hemeroteca dio cobijo al inglés Kenneth Ferrie en el Olimpo de los ganadores del Open de España Masculino, pero su continuo, loable y oportuno acierto, merecedor sin duda del triunfo en el campo de golf de Costa Adeje, estuvo condicionado a la refrescante irrupción de una joven promesa española, de sólo 17 años, con capacidad para codearse con los mejores profesionales en lo más alto de todo, sea al menos durante un día. Para llegar a ese punto Pablo Martín, de Málaga, entrenado habitualmente por Sebastián Bruna en Guadalhorce, donde coincide con Carlos Rodiles y Miguel Ángel Jiménez cuando sus compromisos se lo permiten, ofreció lo mejor de su innegable calidad antes de convertirse en líder de esta prueba del Circuito Europeo de Profesionales a mediados del tercer día y formar parte del partido de los líderes durante la última jornada.
Finalmente, unos cactus situados en el lado izquierdo de la calle del hoyo 4 ejercieron de espinoso obstáculo en el camino de Pablo Martín hacia una soñada victoria, dando paso natural a los profesionales –Kenneth Ferrie, Peter Lawrie, Peter Hedblom…– para anotarse un título que necesitó de un emocionante playoff de desempate a tres bandas, todo ello para dilucidar que el inglés Kenneth Ferrie se enrolaba al triunfo y para constatar que Pablo Martín viene pegando muy pero que muy fuerte.

Connotaciones numéricas

El desarrollo del Canarias Open de España se acogió a todo tipo de connotaciones numéricas. Las especiales características del campo de golf de Costa Adeje –grandes calles, greenes amplios, rough muy suave– favoreció la consulta de datos históricos en casi todas las jornadas. Sucedió, sin ir más lejos, en la primera, cuando el joven sudafricano Charl Schwartzel se aupó hasta la primera plaza merced a un recorrido espléndido, 9 bajo par, un mérito innegable si se tiene en cuenta la presencia de rivales de enorme prestigio (José María Olazábal, Sergio García, Brian Davis, etc) y la corta edad del sudafricano, 18 años y 239 días justo en la fecha de conclusión del torneo, una referencia que, de haberse cumplido, habría convertido a Charl Schwartzel en el ganador más joven de la historia en una prueba del Circuito Europeo.
Charl Schwartzel no cometió ningún fallo en esos primeros 18 hoyos, con mención especial para su extraordinaria condensación de aciertos de la segunda vuelta, 3 birdies y 2 eagles en los últimos 9 hoyos. No obstante, y a pesar de la exhibición, el joven sudafricano atesoró una ventaja excesivamente corta con respecto a un buen número de rivales, al acecho de Schwartzel ante su más mínimo fallo.
No en vano, Paul Casey y Miles Tunnicliff tomaron el relevo al término de la segunda jornada. Hermanados por resultados idénticos (64 y 65 golpes), desbancaron al anterior líder sin miramiento alguno, igualando de paso el récord de menos golpes realizados tras 36 hoyos en la presente temporada, un galáctico 15 bajo par que asimismo registraron Arjun Atwal en el Open de Malasia y Ernie Els en el Johnnie Walker Classic. Sin embargo, lo que sí quedó inscrito de forma exclusiva en el libro de records del European Tour fue el número de golpes para superar el corte, 6 bajo par, un tope único en la historia que supera los 5 bajo par con que se salvó ese momento en el BMW Internacional Open de 1992 y 1997 y el Volvo German Open de 1996.
Aunque pudiera parecer lo contrario, semejante despliegue de aciertos golfísticos no impidió que los colíderes Paul Casey y Miles Tunnicliff sufrieran en ese punto una enorme presión de parte de sus oponentes más cualificados, José María Olazábal entre ellos, que en ese momento, amparado en una primera jornada de fábula (64 golpes) y una segunda sobresaliente (5 birdies en los 6 primeros hoyos), se distinguía como el mejor español.

Carrusel de líderes

El continuo carrusel establecido en la parte alta de la clasificación se reprodujo en la tercera jornada, con nada menos que seis jugadores empatados en el primer puesto al final del día. Entre ellos, dos españoles, Santi Luna –simplemente extraordinario hasta ese momento, con tarjetas de 67, 64 y 66 golpes– y el joven Pablo Martín, líder en solitario a mitad de la mañana merced a su desparpajo, su inspiración, su particular visión del golf, su aplomo y seguridad en los momentos comprometidos…
Por si fuera poco, su recorrido triunfal se produjo entre vítores y olés del numeroso público que, con su abuela Carmen a la cabeza, le seguía. Saludos por aquí, gestos de alegría por allá, un par besos al concluir el hoyo 9, tres más al finalizar el 10…, Pablo Martín desprendió frescura en todas y cada una de sus acciones antes de situarse, por méritos exclusivamente propios, en el partido de los líderes al inicio de la última jornada.
Sus triunfos en España y en el British Boys, sus estudios, sus ilustres compañeros de entrenamiento, el apadrinamiento de Miguel Ángel Jiménez en su primera rueda de prensa… Pablo Martín se dio a conocer al mundillo del golf profesional con su gracejo particular antes de acometer 18 hoyos en los que la competencia se extremó por el afán de victoria de nada menos que 43 jugadores separados únicamente por 6 golpes.
Irse arriba o caer un poco más abajo era cuestión de un bogey de más o, mejor aún, un birdie de menos, que los principales aspirantes sacaron a relucir sus mejores armas en 18 hoyos sin respiro. La igualdad era tal que el desenlace de este Canarias Open de España 2003 se acogió a lo más previsible, un triple empate en cabeza que obligó a desarrollar un playoff de desempate resuelto sólo tras 2 hoyos. Conscientes de que había que afinar al máximo, Kenneth Ferrie, Peter Lawrie y Peter Hedblom resolvieron el primer obstáculo con birdie cada uno de ellos, una espectacular capacidad de acierto que, en el siguiente hoyo, fue patrimonio privativo de Kenneth Ferrie. Sus rivales no alcanzaron el green de salida, mientras que él situó la bola a 4 metros de la bandera, un golpe decisivo que le dio el triunfo en un torneo que experimentó la solidez de Santiago Luna, la regularidad de José María Olazábal, los esfuerzos de Miguel Ángel Jiménez y Sergio García y, sobre todo, la frescura de Pablo Martín.

Resultados

1.- Kenneth FERRIE (Inglaterra) 266 (67+65+65+69)
2.- Peter LAWRIE (Irlanda) 266 (67+64+69+66)
+.- Peter HEDBLOM (Suecia) 266 (64 +70+65+67)
4.- Mads VIBE-HASTRUP (Dinamarca) 267 (69+68+65+65)
+.- Brian Davis (Inglaterra) 267 (66+67+65+69)
6.- Santiago LUNA (España) 268 (67+64+66+71)
10.- José Maria OLAZÁBAL (España) 269 (64+67+69+69)
19.- Miguel Angel JIMÉNEZ (España) 270 (66+67+67+70)
+.-Sergio GARCIA (España) 270 (69+67+66+68)
22.- Pablo MARTIN (España) 271 (67 +66+64+74)
26.- Ivo GINER (España) 272 (66+69+67+70)
+.-Carlos QUEVEDO (España) 272 (69+65+71+67)
44.- José RIVERO (España) 274 (67+68+69+70)
50.- Miguel Angel MARTIN (España) 275 (70 +66+70+69)
63.- Alvaro QUIROS (España) 277 (70+68+70+69)
69.- Eduardo FERNANDEZ (España) 278 (69+67+69+73)
72.- Francisco CEA (España) 279 (68 +70+66+75)
76.- Manuel MORENO (España) 280 (67 +69+74+70)
82.- Tomas Jesus MUÑOZ (España) 285 (68+70+75+72)

Por Miguel Ángel Caderot
Real Federación Española de Golf

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest